10 cosas que hace un mal copiloto

Checa si tu vehículo tiene multas rellenando tres datos

Datos enviados, revisa tu correo, ahí podrás revisar la información solicitada.

10 cosas que hace un mal copiloto


El copiloto es e
sa persona que nos acompaña hombro con hombro cuando hacemos un viaje.

Que está al pendiente de que todo funcione como tendría que funcionar. De que no falte nada.

Ese compañero o compañera de viaje que consigue que tanto el piloto como los pasajeros disfruten del trayecto.

Y a veces… todo lo contrario!

Los vehículos, específicamente los automóviles, son el principal medio de transporte en México.

Más de 42 millones de vehículos circulan diariamente en nuestro país.

Y habida cuenta de los enormes problemas de tráfico que sufrimos, cada vez es más importante la figura del copiloto.

Sin embargo, aún hay mucha gente que no tiene idea de lo peligroso que es ser mal copiloto.

Es muy común escuchar a alguien hablar de que X persona es muy mal copiloto o de ciertas actitudes que desesperan enormemente tanto a quien conduce como a los pasajeros.

Es por ello que en GUROS nos juntamos para ver cuáles son las 10 cosas que hacen los peores copilotos:

1. No sueltan el celular en todo el trayecto:

El uso del celular es tan frecuente en la actualidad que ya incluso está diagnosticada como enfermedad la adicción a ellos: la nomofobia.

Entendemos que una parte importante de nuestras relaciones sociales se basan en los celulares…

Pero precisamente la primer cosa que hace un mal copiloto es agarrar el celular en el momento que se sientan y no soltarlo hasta que llegan al lugar de destino.

Es importante saber que un copiloto que va realmente al pendiente puede evitar más del 25% de los accidentes vehiculares, simple y sencillamente con ir al pendiente del conductor y de lo que ocurre alrededor del vehículo.

2. Distraen al conductor por cualquier cosa

Es sorprendente la frecuencia con la que un copiloto (o pasajero) le dice al conductor “ve eso” o “aguas con eso”.

Incluso hay copilotos que le enseñan videos o fotografías en el celular al piloto… mientras el vehículo está en circulación!!

Claramente, esto es algo que sólo los peores copilotos harían… no?

Pues de hecho… no.

Según el INEGI, en el año 2016 hubo 3,244 accidentes vehiculares que fueron causados por un peatón o un pasajero.

Durante el mismo 2016, el Informe sobre la situación de la Seguridad Vial en México reporta que en 1,300 accidentes vehiculares tuvo algún tipo de incidencia en el percance el “Platicar con algún acompañante”.

Si quieres reducir significativamente la probabilidad de sufrir un accidente, evita distracciones al conductor de parte del copiloto (o cualquier pasajero), salvo que sea estrictamente necesario.

Y si es necesario que llamen la atención del conductor, procuren que sea siempre por un motivo claro, directo y rápido, para evitar que el conductor se distraiga más de lo estrictamente necesario.

3. Suben los pies al tablero del coche:

Es clásico el copiloto que le encanta subir los pies al tablero del coche, especialmente en trayectos largos.

Esto es algo que hacen únicamente los peores copilotos, por dos motivos:

  • Puede llegar a reducir la visibilidad del piloto, especialmente al hacer giros o cambios de carril, lo cual puede provocar un accidente.
  • Pero además, en caso de accidente, las bolsas de aire pueden provocar que las rodillas se estrellen contra la cara del copiloto, incrementando en más de un 500% la probabilidad de sufrir fracturas de pómulos, rodillas, mandíbula e incluso puede llegar a causar la pérdida de la vista.

En caso de que te duelan las rodillas o necesites estirar las piernas, mejor trata de estirarte dentro del coche y aprovecha la próxima parada para bajar del vehículo y estirar las piernas.

4. Llevan siempre las ventanas abiertas (incluso en carretera):

En ocasiones es necesario que entre aire nuevo del exterior al vehículo, especialmente para que se recicle el aire del interior del vehículo o si hay algún pasajero mareado.

Incluso si percibimos algún olor intenso que moleste al conductor y/o a los pasajeros o se empañan los vidrios debido a un cambio drástico de la temperatura y humedad del interior del vehículo con respecto al exterior.

Por estos motivos es normal y recomendable abrir las ventanas del vehículo momentáneamente.

Lo que no es correcto y únicamente los peores copilotos hacen es llevar las ventanas abiertas durante todo el trayecto, especialmente cuando el viaje sea en carreteras o vías de alta velocidad.

Primero, por que el ruido distrae al conductor y puede llegar a molestar a los pasajeros.

Segundo, por que dificulta la percepción de ciertas señales auditivas que pueden ayudar a prevenir un accidente, tales como claxons, sirenas, o cualquier otro ruido en el cual nos basamos al manejar.

Lo mejor es bajar únicamente las ventanas cuando sea estrictamente necesario.

5. Ponen la música a todo volúmen:

La música es una forma de amenizar los viajes… y de convertirlos en una auténtica tortura también.

Entendemos que hay algunas canciones que se disfrutan más con el volumen más alto.

Sin embargo, llevar la música a un volumen elevado limita enormemente la velocidad de respuesta del piloto ante señales auditivas que pueden llegar a evitar un accidente.

Con la música a todo volumen puede no escucharse un claxon o una sirena, por lo que conviene llevar la música a un volumen que no afecte al conductor.

6. Se duermen en el momento que arranca el vehículo y no despiertan hasta llegar al lugar de destino.

Hay ciertas personas que tocan el asiento del coche y es como si les cayera un yunque ACME a la cabeza y se duermen.

No un ratito, no.

Todo el trayecto. Aunque dure 6 horas.

Hacer esto siendo el copiloto hace que el conductor dependa únicamente de si mismo para realizar ciertas acciones, importantes al manejar, tales como:

  • Destapar una botella para tomar agua
  • Conseguir un kleenex
  • Ponerse o quitarse los lentes en caso de que haya sol…

Hay infinidad de cosas en las que un copiloto puede hacer que el conductor se canse menos o tenga menor tensión al conducir.

Especialmente en aquellos trayectos de más dos horas, conversar con el copiloto hace que el viaje se haga menos cansado.

Si eres de esas personas que se duerme de volada o estás cansado antes de realizar un viaje en coche, cede el lugar del copiloto a alguien que vaya a ir pendiente durante todo el trayecto.

7. Discuten con el conductor y le reclaman cualquier cosa.

Quizás la ruta no es la mejor. A lo mejor la velocidad no es la adecuada o el piloto frenó o giro de manera más brusca de lo que nos hubiera gustado.

O no se fijó y hasta se pasó una salida.

Sea lo que sea… nada justifica una discusión con el piloto mientras vaya manejando.

La tensión emocional hace que quien conduce vaya mucho menos concentrado en el vehículo y manejar, y ,mucho más en la discusión que ocurre dentro del vehículo.

Esto reduce la velocidad de respuesta ante frenazos, señales de tránsito, peligros en la vía y demás factores que incrementan la probabilidad de causar un accidente.

Además, la tensión de la discusión provoca estrés en el conductor, lo cual incrementa la fatiga que siente.

Es por ello que si vas de copiloto y conductor hace algo que no te gusta, lo mejor es comentarlo de forma tranquila, sin crear una discusión al respecto.

8. Espantan al conductor con ruidos innecesarios o poco claros:

Te ha pasado que vas en el coche y derrepente uno de los pasajeros pega un grito muy fuerte…

Por que vió un bicho?

O por que vió algo “increíble” que quiere que todos vean?

Este tipo de sonidos agudos provocan un enorme sobresalto en el conductor, que inmediatamente asume que el grito se debe a algo que afecta al vehículo que maneja.

Quizás es un vehículo que se acerca a gran velocidad. O hay un animal en la vía.

Es por ello que la reacción natural del conductor es elevar al máximo al tensión muscular y buscar aceleradamente el motivo por el cual grita el copiloto o el pasajero.

Esto es típico de un mal copilotos: gritar sin sentido por cosas insignificantes.

Conviene que, si hay algo que el conductor deba ver urgentemente, seamos claros en lo que ocurre.

Un sobresalto claro es decir: Viene un coche de frente! O frena! O cuidado con la llanta en la vía!

Gritar: AAAAAAAAHHH!!! no sirve de nada.

Facilitar una instrucción clara sobre lo que ocurre ayuda a que el conductor lo vea con mayor velocidad y pueda reaccionar.

Gritar sin un mensaje claro altera y reduce esa velocidad de reacción.

9. No revisan nada antes de salir:

Todo vehículo, por su uso normal, se va desgastando poco a poco.

Caemos en baches, va bajando la presión de las llantas, los niveles de aceite y anticongelante, se descomponen las luces…

Un mal copiloto se sube al coche sin checar nada.

Un buen copiloto revisa al menos:

  • Valida el nivel de gasolina
  • Revisa cuál va a ser la ruta estimada y la pone en el GPS
  • Checa que no haya alertas del tablero prendidas 
  • Planea brevemente cuando y dónde pararán
  • Se asegura que haya agua para el conductor

Los mejores copilotos, además:

  • Validan que llevan la tarjeta de circulación dentro del vehículo
  • Revisan que todos los pasajeros lleven el cinturón
  • Checan si su TAG tiene salgo o que llevan dinero en efectivo para pagar las casetas (si es necesario)
  • Se aseguran de parar a checar el nivel de las llantas antes de salir
  • Revisan que su seguro de auto esté vigente y que tienen la póliza a la mano
  • Checan que el auto lleva llanta de refacción y herramientas
  • Se aseguran de que llevan a mano el chaleco reflectante y que el auto tiene los elementos de seguridad necesario mínimos

10. Contradicen constantemente al GPS:

Es desesperante que cuando vas manejando alguien te diga: por ahí no es.

Te pasaste la salida. Este camino es mucho más lento. Para qué te metiste por aquí… 

Pero, además, los peores copilotos son conocidos por ser expertos en llevarle la contraria al GPS.

Esa gente que te dice: Hay que girar aquí!!” tres metros antes de que tengas que girar.

Y muchas veces ni si quiera está bien la corrección…

Esto provoca que los conductores hagan maniobras bruscas, giros repentinos, peguen frenazos, y demás reacciones violentas que pueden causar un accidente.

Lo mejor es activar la voz del GPS y que vaya diciéndote con tiempo las instrucciones, aunque a veces haya algún error en la ruta. 

Related Post

Comentario

No hay ningún comentario en este artículo. ¡Sé la primera persona en comentar!

Deja un comentario

Botón ARCA - Blog de Seguros